Ser un artista exitoso

A lo que deberías renunciar para ser un artista exitoso

Ser un artista exitoso

 

Normalmente a los artistas se les dice que aprovechen todas las oportunidades que se les presentan.
Nunca se sabe quién podría asistir a la próxima inauguración de una galería, qué conexiones se encontrarán en cierto evento o qué podría conducir a futuras oportunidades.

Pero, a veces, se trata menos de decir “sí” y más de saber a qué se puede renunciar.

Los hábitos, como probablemente sepas si alguna vez te has comido las uñas, pueden ser increíblemente difíciles de romper. Los hábitos mentales invisibles que tenemos pueden ser aún más difíciles de superar, pero por eso mismo, aún más importantes.

Así que, date permiso para dejar estas cosas. Y, date el tiempo y la paciencia para romper los hábitos.

 

Abandona la mentalidad de “no es suficiente”

Los artistas de éxito no enmarcan las cosas en torno al “no es suficiente”. Nunca hay suficiente tiempo, no hay suficiente dinero, no hay suficiente confianza, no hay suficiente de lo que sea en ese momento para hacer o hacer lo que necesitas para ser un artista exitoso.

Abandona las comparaciones

La cuestión de las comparaciones es que siempre vas a ser mejor que otras personas en algunas cosas y peor en otras. Pensar en cualquiera de ellas no te llevará a ninguna parte. Como artista emergente, comparar tu creatividad con la de alguien que lleva veinte años de carrera puede frenar tu crecimiento.

En lugar de centrarte en cómo te comparas con otra persona, invierte esa energía en comparar tu trabajo reciente con el que hiciste hace seis meses, hace un año y hace cinco años. ¿Has crecido? ¿Y dónde quieres verte dentro de seis meses, un año y cinco años? Compárate sólo contigo mismo.

 

Artista pintando

 

Dejar de trabajar todo el tiempo

Por supuesto, tienes que ir al estudio aunque no quieras trabajar. Pero también hay que saber cuándo hay que dejarlo y cuándo hay que dedicar tiempo a cuidar el cuerpo, la salud y el bienestar emocional y social. No puedes hacer tu mejor trabajo si no inviertes también en tu cuerpo y tu mente.

Hemos visto a artistas sacrificar ambas cosas en nombre de su oficio. Pero necesitas tu cuerpo en los niveles más básicos para crear tu obra. Un artista exitoso sabe que su éxito es un maratón y no un sprint, así que tienes que mantener tu salud para seguir en el juego.

Haz un hueco en tu agenda para estirarte, hacer ejercicio, salir a pasear, cocinar comidas saludables y mantener conversaciones con tus compañeros, familiares y amigos.

 

Abandona el perfeccionismo

Esto va de la mano del miedo al fracaso. Los artistas que se obsesionan con la necesidad de hacer todo perfecto suelen tener miedo al fracaso. Pero la ironía de esto es que luego no consiguen sacar nada al mercado.

El único camino hacia el crecimiento es poner tu trabajo a disposición del público. La dura realidad es que probablemente fracasarás a lo largo de tu carrera artística (como quiera que la definas). No conseguirás subvenciones, tendrás una exposición que fracasará, tendrás una gran idea que simplemente no se materializará. La parte reconfortante de esto es que también lo hará todo el mundo.

 

Renuncia a tu necesidad de alabanza

Puede que quieras que tu trabajo guste a todo el mundo, pero eso no va a ocurrir. Y, de hecho, es mejor que no le guste tu trabajo a todo el mundo.

Es fácil dejarse llevar por los elogios de las redes sociales y el subidón que supone un montón de “me gusta” en una obra que has publicado en Internet. Pero un artista exitoso sabe que su crecimiento proviene de su interior y no de los elogios externos.

 

 

Si dentro de tus planes se encuentra estudiar dibujo, diseño, música, pintura o cualquier carrera relacionada con el arte, deberías tomar en cuenta lo que te dijimos anteriormente. Si bien, hay muchos tabúes y mitos sobre este tipo de carreras, es crucial que creas en ti mism@ y en que vas a lograr todo lo que te propongas.

 

 

 

 

Publicaciones relacionadas